RSS

La Verdadera Salvación

26 feb

INTRODUCCIÓN: Amigo, se ha dado cuenta que lo que hacemos no es el problema, el problema radica en lo que somos. Un hombre no es mentiroso porque miente, miente porque es mentiroso. Un hombre no es ladrón porque roba, roba porque es un ladrón. El problema esta en el corazón humano, porque como lo dijo el profeta Jeremías “engañoso es el corazón, más que todas las cosas y perverso”. El pecado, es la trasgresión de la ley de Dios y nuestras rebeliones, prueban nuestra pecaminosidad.

Cuando una persona nace, hereda muchas características de sus progenitores. Por eso cada padre o madre cuando ve a su hijo recién nacido, busca de inmediato en él semejanzas. Cuando una persona nace en el espíritu, este acontecimiento cambia su vida, tiene una vida nueva y una nueva dinamia. Y no es que una persona recién nacida de nuevo, se esfuerce más que los otros, sino que el solo hecho de ser distinta a la gente del mundo, debe ser algo natural en todos. Al haber tenido un nuevo nacimiento, sus deseo han cambiado.

La Biblia es clara cuando dice: “… todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado”. ¿Tiene usted la seguridad de su salvación? Si Jesús esta en su vida, si ha experimentado este nuevo nacimiento, usted debe tener la seguridad de su salvación eterna. Una vez que usted ha sido salvo, es salvo. Nunca más podrá ser un no-salvo. Y esto hará que ya no quiera pecar. El tema de hoy es: LA VERDADERA SALVACIÓN.

Por favor busquemos en la Biblia 1ª de Juan 3. Hoy deseo hablarles acerca del tema: LA VERDADERA SALVACIÓN. Ustedes saben que el diablo, es un gran falsificador y que él les llevará al infierno ya sea desde las bancas de una iglesia o desde los antros del pecado. De hecho yo creo que él prefiere que usted tenga algún tipo de religión, pero no una verdadera y genuina salvación. También creo que la Maldición de este siglo, es que tenemos muchas iglesias llenas con (Je) paganos bautizados. Iglesias llenas de gente vacías, personas que en realidad nunca han sido salvas. Tienen cultura, pero no tienen el Calvario. Tienen rituales, pero no tienen realidades. Tienen forma, pero no tienen fuerza. Tienen religión, pero carecen de rectitud. Y de estas cosas estaremos hablando hoy.

De La Verdadera Salvación. Y será una llamada de atención a todos los que me escuchan para que no sean engañados por el falsificador y sus demonios. 1ª Juan 3 empezando en el verso 4, dice así la Palabra de Dios:

4Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 5Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. 6Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. 7Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él (Jesús) es justo. 8El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. 9Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

Muchas personas son engañadas porque tienen un enorme mal entendido de lo que es La Verdadera Salvación. Así que tomaremos este pasaje de las Escrituras y lo dividiremos en tres secciones.

Veremos en primer lugar:

  1. LA REBELIÓN. La Rebelión que prueba nuestra pecaminosidad.

Usted sabe que algunas veces vamos a las iglesias, nos sentamos, estamos bien vestidos y con una gran sonrisa en nuestro rostro, pero Dios esta mirando allí adentro en nuestro corazón, y lo que Dios ve es Rebelión. 1ª Juan 3:4 dice: 4Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; hay muchas definiciones de pecado en la Biblia. Aquí quizás es la más clara y mejor: 4Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; Pecado es Romper las Leyes de Dios.

En Romanos 14:23 leemos: 23 “…y todo lo que no proviene de fe, es pecado”. Esta es una buena definición de pecado. Santiago 4:17 dice: 17y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado. Luego en 1ª Juan 5:17 nos aclara que: 17Toda injusticia es pecado; todas estas son definiciones de pecado. Pero la más clara y concisa se nos dice que Pecado es la Trasgresión de la Ley. En palabras más simples bien podíamos decir que Pecado es Desobediencia.

Verá, Dios lo hizo todo, Dios creo este universo y Dios puso en este universo leyes físicas y morales y todo el universo trabaja bajo las leyes fijas de Dios. ¿Porqué las leyes de Dios? Porque él quiere mantener todo en orden. Usamos mucho la frase LEY y ORDEN. Porque sin LEY no hay ORDEN, y sin ley en ves de tener un COSMOS lo que habría es un CAOS. Dios hizo todas las cosas, las estrellas y planetas para que se muevan en sus órbitas. Las mareas en los océanos, Dios hizo su cuerpo de acuerdo a ciertos principios. Estos están incluidos en la naturaleza y en el sistema moral de las cosas, hay leyes materiales y morales.

A veces se hablan de Las Leyes de la Naturaleza. (Ja) no hay tales Leyes de la Naturaleza, lo que si hay son Las Leyes de Dios que la naturaleza obedece. Espero que entienda esto.

Usted sabe que hoy tenemos una generación de personas que hablan sobre La Madre Tierra, pero en realidad de lo que necesitamos hablar es acerca del Padre Dios. En vez del Día de Pascua, ahora se promueve el Día de la Tierra. Así que hay que salir y adorar AL POLVO. Escuche, todo el universo trabaja bajo leyes fijas. ILUSTRACIÓN: La ley de la gravedad por ejemplo, si usted se lanza desde lo alto de un edificio usted no va a romper la ley de la gravedad, usted va a demostrarla ¿no le parece?, pero al final de esa demostración usted estará completamente roto.

Amigo, hay en la ley de Dios, leyes para aquellos que rompen la ley de Dios y así como en el universo físico hay leyes, también las hay en el universo moral.  Tenemos loa 10 Mandamientos. En realidad usted no rompe los 10 mandamientos, los 10 Mandamientos lo rompen a usted. Cuando trasgrede los 10 mandamientos se convierte en pecador. El pecado hace de usted un fuera de ley, pecado es la trasgresión de la ley.

Algunos dirán: ¿y porque Dios nos dio estas viejas leyes? estaríamos mucho mejor sin ellas. Parece que Dios es una Deidad negativa allá en el cielo inventando todas esas leyes y mandamientos para hacernos retorcer como gusanos en cenizas calientes tratando de obedecerlas. (Je, je) No es así mi amigo. Las leyes son para su beneficio. Si no existiera la ley de la gravedad alguien tendría que estar constantemente halándonos del techo.

Las leyes morales de Dios, son para nuestro beneficio. Cada vez que Dios dice, “no lo hagas”, es para que no nos hagamos daño a nosotros mismos. Cada vez que Dios dice “hazlo, es para que seamos felices”. Recuerde que Dios no necesita nada, él lo tiene todo. Dios hizo las leyes para nosotros, pero el pecado es la trasgresión de la ley y cuando pecamos no solo que rompemos sus leyes, sino también rompemos su corazón, porque Dios es una persona y nos ama.

Ahora, en cada uno de nosotros, hay un espíritu ilícito, ilegal, algunas veces podemos esconderlo. Hay algunas personan que exteriormente son completamente rebeldes y que descaradamente cometen crímenes, violaciones, violencias y las consideramos personas fuera de la ley. Pero todos estamos fuera de la ley, porque la Biblia dice que el pecado es la trasgresión de la ley y que todos hemos pecado. Por lo tanto todos somos trasgresores de la ley de Dios, no hay una sola persona en todo el mundo que diga: Yo nunca he quebrado los 10 mandamientos.

Algunas veces somos muy presumidos y sofisticados en nuestra manera de vivir y pensamos que nuestros pecados no son tan pecados. Pero a los ojos de Dios el pecado es pecado. Pudiera ser que no tengan las mismas repercusiones, pero pecado es pecado. Pecado es la trasgresión de la ley… y no me cuente de las leyes que usted NO ha roto, vamos hablar de las leyes que SI ha roto.

Como sociedad, hemos tratado de hacer casi todo acerca de la desobediencia y rebelión que existe en el mundo. Lo hemos tratado con la educación. Piensa que ¿podemos cambiar el corazón del hombre por medio de la educación? Recuerde esto: La Alemania nazi, fue una nación muy educada. Alguien dijo que si usted toma a un hombre ignorante que esta robando una sandia de un carro y lo educa, más tarde él mismo se robara la sandia (Je) y también el carro, se convertirá en un diablo astuto la educación, no es la respuesta.

Hemos tratado la psicología pensando que tal vez si entrenamos o sicoanalizamos a las personas sería la solución, pero aun estamos inundados de desobediencia y rebelión. Hemos tratado con la legislatura, con la fuerza policial, con las prisiones y las prisiones se han vuelto una ciénaga de descontento y odio donde crece más y más el virus del crimen. Y cuando los presos salen de la prisión, retornan a sus actividades criminales porque el problema esta en el corazón del hombre. Y aunque usted pueda someter a un hombre exteriormente, él seguirá siendo un rebelde en su corazón.

ILUSTRACIÓN: Una madre tenía un hijo que no le obedecía. Así que para disciplinarlo le dijo que se metiera en el armario o closet por un rato. Llorando y protestando no quería meterse, su mamá le dijo una segunda vez que se metiera en el armario y Juanito no quería. Entonces la mamá lo tomó del brazo y lo llevó a fuerzas hasta el armario y antes de meterlo, Juanito le dijo: Mamá, aunque me metas al armario por fuera, yo estaré por dentro, fuera del armario. (Je, je) desobediencia, rebeldía en el corazón.

Tal parece que lo que necesitamos hacer es quitar a la policía de las calles y ponerla en el corazón. Espero que me haya explicado que la REBELIÓN prueba nuestra PECAMINOCIDAD. 4Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; el pecado es infracción de la ley.

Algunos de ustedes quizás están pensando que sus pecados no son tan grandes o tal vez piensa que usted no peca demasiado. Permítame hacer unas pocas preguntas ¿cuántos de ustedes se han apoderado de algo que nos les pertenecía? Ya sea la feria de las tortillas o un juguete que estaba en el patio del vecino. ¿Alguna vez en la escuela, copio las respuestas del examen de otro compañero? Así que vamos, conteste honestamente. ¿Cuántos de ustedes se han apoderado de algo que no les pertenecía? ¿Cuántos de ustedes han dicho alguna mentira alguna vez? Qué haya sido una mentira blanca o a colores no hace la diferencia ¿Cuántos? ¿Cómo? ¿Ninguno? Vaya. Tengo una audiencia de ladronzuelos y mentirosos (Je, je) Esto es cómico porque todos, absolutamente todos alguna vez hemos dicho alguna mentirita chica o grande, blancas o de color pero al fin mentira.

Amigo, se ha dado cuenta que lo que hacemos no es el problema, el problema radica en lo que somos. Un hombre no es mentiroso porque miente, miente porque es mentiroso. Un hombre no es ladrón porque roba, roba porque es un ladrón. El problema esta en el corazón humano, porque como lo dijo el profeta Jeremías “engañoso es el corazón, más que todas las cosas y perverso”. El pecado, es la trasgresión de la ley de Dios y nuestras rebeliones, prueban nuestra pecaminosidad.

  1. 2. Quiero que veamos, LA JUSTICIA QUE PROCLAMA NUESTRA CONDICIÓN DE HIJOS DE DIOS. En 1ª Juan 3:2 leemos: 2Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser;

Ahora miremos La Justicia que Proclama Nuestra Condición de Hijos. Verso 5 5Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. 6Todo aquel que permanece en él, no peca; ahora, si estamos en Cristo somos salvos y la Biblia dice que no vamos a pecar.

Tenemos a muchas personas que dicen que son salvas, que van rumbo al cielo pero no se ve ningún cambio en la manera en la que viven, ni uno solo. Esa es la razón por lo que yo los llamo “Paganos Bautizados” no hay cambio. Escúcheme, la Biblia afirma: “De modo que si alguno esté en Cristo nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas”. Amigo, si su religión no le ha cambiado la vida, es mejor que cambie de religión.

En nuestros días tenemos toda clase de fáciles creencias. La gente pregunta: ¿Cree usted en Jesús? ¡Si! ¿Cree que él murió por sus pecados? ¡Claro que si! Entonces ¿usted es salvo? ¡NO! No lo es. Recuerde que el diablo también cree y tiembla. Usted es salvo cuando se arrodilla ante el Señor Jesucristo, cuando hace de Jesús el Señor y Amo de su vida “… y ya no vivo yo, más vive Cristo en mi” dijo el apóstol Pablo. Este es un acto de Fe, es un cambio y si su religión no cambia su vida, no tiene  nada de lo que la Biblia habla.

Quiero dejar muy en claro lo siguiente: Usted no se salva Reformando su vida, nuestro Señor nunca nos dijo que deberíamos limpiarnos y que entonces él nos salvaría, es al revés. Venimos a Jesús como somos, Jesús no vino a salvarnos EN nuestros pecados, Jesús vino a salvarnos DE nuestros pecados. ¿Lo entiende? Veamos nuevamente 1ª Juan 3:5-6 5Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. 6Todo aquel que permanece en él, no peca;” (Lo que está diciendo es que si pertenecemos a Cristo, vamos a ser como él es) el versículo 7 dice: 7Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. Esa es la Justicia que Proclama Nuestra Salvación. Si usted no es justo, usted no es salvo, así de sencillo. ¿Sabe lo que significa la palabra cristiano? Significa = Como Cristo. Y en Cristo no hay pecado. Por lo tanto, usted no puede ser Como Cristo, oséa cristiano y vivir una vida de pecado.

Analicemos un poco más el vero 6 que dice: 6Todo aquel que permanece en él, no peca; note la palabra Permanece, significa = estar en el hogar con. Habitar, morar o vivir con. Si yo le dijera, venga y permanezca en mi casa, en realidad le estoy diciendo venga, viva en mi casa, habite conmigo, haz de mi casa tu hogar. Permanecer, habla de la Comunión y la Unión con el Señor Jesucristo. La razón de porque muchas personan todavía viven en pecado a pesar de que sean miembros de una iglesia es porque ellos han aceptado algunos Credos, pero no han recibido a Cristo. Recuerde que todo aquel que permanece en él no peca.

Ahora, esto representa un verdadero problema porque todos sabemos que nosotros como creyentes fracasamos. Por favor présteme mucha atención. La Biblia dice: “… todo aquel que permanece en él no peca”, aquí no esta hablando de una perfección sin pecado, no hay nadie sin pecado y perfecto, excepto Jesús. Si en la Biblia usted estudia la vida de los santos descubrirá que ellos pecaron, por ejemplo sabrá que Abram mintió acerca de su esposa. Que Moisés perdió su temperamento. Que Pedro negó al Señor. Que David adulteró. Los hombres del antiguo y nuevo testamentos pecaron y la Biblia muestra sus faltas y fracasos, sin embargo, aquí en esta carta de Juan nos dice: “… todo aquel que permanece en él no peca”.

No quiero parecer demasiado técnico, pero escúcheme atentamente. En el idioma griego, esto gramaticalmente está en el tiempo presente continuo, ¿qué significa esto? Significa simplemente que si usted es un creyente usted no hace del pecado su estilo de vida. Otra traducción de este versículo dice: “Cuando un hombre habita en él (esto es en Jesús) no practica el pecado”. Otra traducción dice: “… no tiene un estilo de vida pecaminoso”. Y aun otra traducción lo explica de la siguiente manera: “… aquel que es nacido de Dios no practica el pecado”. Todo esto significa la misma cosa: No peca habitualmente, no vive en el pecado.

No quiere decir que uno no pueda tropezar y caer, porque si así fuera Juan estaría en una contradicción porque él también escribió: “… si decimos que no hemos pecado le hacemos a él mentiroso”. ¿Se contradice Juan? De ninguna manera. Lo que él esta diciendo es que cuando usted entrega su corazón al Señor Jesucristo, hay un cambio, un cambio radical y dramático y ahora porque usted es salvo, porque tiene la naturaleza de Dios en usted la vida cambia y no practicará el pecado en forma habitual.

Aclaremos esto un poco más – 1 Juan 2:1 dice: 1Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; (pero ahora ponga atención aquí) y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. El deseo de Dios para nosotros es que NO PEQUEMOS. Pero si por alguna circunstancia caemos aquí está Jesucristo nuestro abogado. Tenemos a alguien que va a interceder por nosotros en el cielo. Sigamos leyendo los versículos 3 y 4 “3Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. 4El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él”.

(Je) da la impresión de que Juan había estado en una reunión de testimonios y escuchó a alguien decir: “Yo conozco a Jesús” y Juan tuvo que decirle: mentiroso, yo conozco tu estilo de vida, tú no conoces a Jesús porque no guardas sus mandamientos.

La palabra Guardar, es una palabra usada en la navegación marítima. Los marineros la usaban en aquellos lejanos días no existía el radar, ni los satélites de posición global ni esa tecnología que la ciencia moderna ofrece para saber donde están los barcos cuando cruzan los océanos. Los marineros de entonces se guiaban por las estrellas y las estrellas están FIJAS en el cielo como las leyes de Dios son FIJAS. Así que los marineros miraban a las estrellas y se guiaban por ellas. ¿Y sabe como se referían a esto de guiarse por las estrellas? GUARDAR LAS ESTRELLAS. Guardar las estrellas, oséa, este es el curso que voy a mantener. La Biblia dice que si conocemos a Jesús guardaremos sus mandamientos, vamos a ser guiados por así decirlo, por las estrellas de Dios, vamos a guardar su Palabra. Esto no quiere decir que el marinero alguna vez no se desvíe de su curso o que haga un giro equivocado con el timón, pero lo importante es que él tiene una guía para su vida, tiene una meta y dirección a la cual se dirige, tiene normas fijas por las cuales vive.

Y ¿qué de usted? Amigo, Si a usted no le importan los mandamientos de Dios y vive su indecisa vida como quiere. Si usted habitualmente practica el pecado, entonces usted no conoce a Cristo ni es salvo. El problema hoy en día es que muchos van a las iglesias sin nunca haber conocido a Jesús, nunca han sido salvados y su rebeldía es prueba absoluta de su pecaminosidad.

No se olvide que hay UNA JUSTICIA QUE PROCLAMA NUESTRA CONDICIÓN DE HIJOS DE DIOS, de tal padre, tal hijo.

3. LA REMEDIO QUE PROVEE, NUESTRA SALVACIÓN.

Cuando Dios nos dice cómo debemos vivir, no significa que automáticamente podemos hacerlo apartados de Él. 5Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él”El Señor no nos ha dado sus santos mandamientos para que nosotros simplemente vivamos de acuerdo a ellos para llegar al cielo. ¿Qué de los pecados que ya hemos cometido? Jesús se manifestó para quitar nuestros pecados. ¿Cuál es el Remedio que provee nuestra salvación?

  1. Somos Librados de la Pena del Pecado. Jesús fue manifestado para quitar nuestros pecados. Cuando Juan el bautista lo vio dijo: “He aquí el cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Pero no solo nos ha Librado de la Pena de Nuestro Pecado.
  2. Sino que nos ha Liberado del Poder de Satanás. El mismo apóstol Juan nos dice: 7Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. 8El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo”. Entonces Jesús vino al mundo para primero, quitar la Pena del Pecado y segundo Librarnos del Poder del diablo.

Esa es la razón de que Juan dice que si usted sigue viviendo como un diablo, es porque usted pertenece al diablo. A veces criticamos el libertinaje de Hollywood, a los comerciantes de licores, a los vendedores de drogas, etc., nos disgusta todo lo que ellos hacen, decimos que están pecando. ¡Por supuesto que están pecando, son pecadores! ¿Qué es lo que se supone que deben de hacer los pecadores? Pues, pecar. “El que comete pecado es del diablo…” y ese es el problema en muchas iglesias, no enseñamos a la gente cómo ser salvos, simplemente los llevamos a la iglesia y la iglesia en vez de ser un redil se convierte en un zoológico y el pastor trata de que no se maten los unos a los otros.

La Biblia dice: 8El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo”. La palabra DESHACER en el griego no significa aniquilar. Significa = Hacer IN-EFECTIVO, hacer INUTIL. Por ejemplo, en la cruz, Jesús arruinó el reino de Satanás, lo hizo inútil, in-efectivo. Satanás ya no tiene autoridad y poder sobre usted. Antes de que usted fuera salvo, era esclavo de Satanás, no era mas que un sucio juguete en las manos de Satanás. Alguien podrá decir: Noo, yo era libre. Claro, usted creía que era libre, libre para hacer lo que le diera la gana, pero no era libre para hacer lo que debería haber hecho porque era esclavo de Satanás.

Jesús vino a darle libertad. Jesús vino a terminar con el destructor y porque ahora tengo nueva vida en el Señor Jesucristo nunca tendré que enfrentar la pena por mi pecado, porque Jesús llevó todo mis pecados. Y puedo decirle a Satanás (Je) que se vaya al infierno. Ya no tengo que escucharle, ya no tengo que obedecerle porque su poder ha sido destruido. Jesús ha destruido el poder de Satanás. Si usted no comprende esto mi querido amigo, no podrá vivir la vida cristiana, le estoy hablando de algo real, verdadero, no solo de que Jesús nos Libera, sino del Remedio que provee nuestra Salvación. Jesús no solo nos libra del poder del pecado, de la corrupción espiritual, del Poder de Satanás, sino que también…

  1. Nos Libera de Nuestro propio Ego. 1 Juan 3:9 dice: 9Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. Amigo, esto me dice que soy Libertado, Salvado, soy salvado de la Realidad de mi Ego. Verá, si Jesús solamente me salva de mi pecado y eso es todo… todavía tengo que enfrentarme a mi mismo y yo soy mi Peor Enemigo. Pero Jesús me ha Libertado de la Pena de mi Pecado, Jesús me ha Liberado del Poder de Satanás, Jesús me ha Libertado de mi Propio Ego. Jesús no solo murió por mis pecados, sino murió por mí, por lo que yo soy. 9Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

Ahora escúcheme con atención. Cuando usted fue salvo adquirió una nueva vida, Jesús la identifica como Nacer de Nuevo. Cuando yo nací la primera vez tuve vida física. Cuando recibí a Jesús como mi Señor y Salvador recibí vida espiritual. Recuerde lo que Jesús le dijo a Nicodemo: Lo que es nacido de la carne, carne es; lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. Todos los seres humanos tienen un nacimiento carnal, no todos los seres humanos tienen un nacimiento espiritual.

Note bien lo que dice la palabra de Dios, “… todo aquel que es nacido de Dios”. ¿Cómo es que podemos ser nacidos de Dios? Nacemos de nuestros padres físicos, de la carne. Ahora, ¿quienes son nuestros padres espirituales? La Palabra de Dios y el espíritu de Dios. En el Vientre de la Gracia me hicieron una nueva criatura.  La Biblia dice: “Siendo renacidos no de simiente corruptible, oséa del esperma del hombre, sino de incorruptible por la Palabra de Dios”. Así, la Biblia es mi Padre espiritual y usted no puede separar el Dios de esa palabra de la Palabra de ese Dios. Allí nací, y también del Espíritu que reanima y da vida. “Lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”.

Usted toma el Espíritu de Dios y la Palabra de Dios y hay una concepción en el vientre de la gracia y usted viene a ser una persona nueva. Y cuando usted viene a ser una nueva persona, entonces mi amigo, tiene una vida nueva. Miremos la segunda parte del verso 9 “9Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado…” ¿Porqué? porque la simiente de Dios permanece en él; ¿Pero que significa que la simiente de Dios permanece en él? Permítame explicárselo.

La simiente de su padre está en usted, si yo le viera a usted y viera a su padre, reconocería de inmediato que usted es hijo de su padre, porque su vida natural esta en usted. Cuando se salva, nace de nuevo, no de simiente corruptible, sino de incorruptible por la Palabra de Dios y tiene el principio de la Vida Divina que esta en usted y ese principio le da no solamente una nueva vida sino también nuevos deseos. Una traducción dice: “La naturaleza de Dios habita en la persona nacida de nuevo…” ¿Cuál es la naturaleza de Dios? La naturaleza de Dios es la Santidad por eso es que en el verso 7 leemos: 7Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. Si Jesucristo está en usted por medio del nuevo nacimiento no solo tendrá una nueva vida, sino que tendrá nuevos deseos. Yo creo en la Seguridad Eterna, espero que usted también. Creo que una vez que usted es salvo, es salvo. Nunca más podía ser un no-salvado.

Pero una vez que tengo la Naturaleza de Dios en mi, yo ya no quiero pecar, eso se llama tener los mismos deseos que tiene Dios, entiéndalo. Algunas personas dicen: Creo en la seguridad eterna, pero sin embargo siguen pecando todo lo que quieren. Necesitan que ese “querer” sea cambiado, necesitan nacer de nuevo y cuando usted tenga una nueva vida, tendrá nuevos deseos. Desde el mismo momento que entregue mi corazón a Jesucristo, sentí un intenso y vivo deseo en mi corazón de vivir solo para él, si usted no tiene ese deseo es mejor que revise su concepto y realidad de salvación. No deje que nadie le engañe. El que peca es del diablo, porque esa es la forma en que el diablo trabaja; el que es justo tiene el Espíritu Santo de Dios en él.

¿Tiene todo esto sentido para usted? Espero que si. Llegamos al punto final. Hemos hablado de cómo hemos sido liberados no solo de La Pena del Pecado y del Poder de Satanás, sino también de nuestro Propio Ego. Tengo una nueva Vida y la Vida de Dios está en mi, Tengo un Nuevo Deseo quiero ser como él, porque él está en mi y yo en él, permanezco en él y

  1. Tengo un Nuevo Poder Disuasivo y no puedo Pecar. Porque he sido nacido de Dios, no podemos pecar porque hemos nacido de nuevo. Amigo, si el Dios que yo conozco vive también en usted, usted no puede vivir habitualmente en el pecado, si Jesucristo vive en usted, no puede seguir en forma descuidada, continua practicando una vida de pecado. Si lo hace, Dios sabrá donde, cuando y cómo disciplinarlo. El Espíritu Santo de Dios no le dará tregua ni descanso hasta que usted bajo convicción entienda que él le quiere Liberar, no solo de la Pena del Pecado y el Poder de Satanás, sino también de su propio Ego. Usted ha nacido de nuevo. Ha recibido una nueva naturaleza y con ella una nueva vida, un nuevo deseo, un nuevo poder disuasivo, usted esta viviendo para Jesucristo.

Deseo hacerle una importante pregunta: ¿Realmente conoce usted al Señor Jesucristo? El apóstol pablo les escribió a los hermanos de Corintios y les dijo: “Examinaos a vosotros mismos, si estáis en la fe”. ¿Es usted Salvo?

Oremos.

Pastor Miguel Ángel Tellaeche B.

Una Vida con Propósito

About these ads
 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 26, 2010 en Mensajes Pastorales

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 217 seguidores

%d personas les gusta esto: